Qué hacer

Tres días en Porto

 
 
 
 
 
 
 
 

Tres días son suficientes para que cualquiera se enamore de Porto. Esta ciudad del Norte de Portugal refleja en su rostro las arrugas de sus siglos de historia, si bien posee el dinamismo de las capitales más modernas de Europa.

    • Noche
    • Gastronomía y vinos
    • Compras
    • Restaurantes
    • Visite las bodegas Ferreira, en la avenida Ramos Pinto, 70, Gaia
    • La noche de Porto.
    • El Dick's Bar dispone de happy hour desde las 18:30 h a las 19:30 h y le invita a disfrutar de un cóctel de su autoría, a base de vino de Porto o espumoso, por un precio especial de 8 euros.
    • La tienda principal y la fábrica de Arcádia se sitúan en la calle do Almada, en la parte baja de Porto, a escasos metros de la avenida de los Aliados y de la Torre de los Clérigos.
    • El Book abre todos los días, desde las 12:00 h a las 15:00 h y desde las 20:00 h a las 2 h.
    • Las inauguraciones simultáneas en el «Quarteirão das Artes» se celebran siempre a las 16:00 h y la entrada en las galerías es gratuita. Infórmese antes de viajar en qué fin de semana tendrán lugar.
    • El precio medio en el VIP Lounge es de 45 euros.

Tres días son suficientes para que cualquiera se enamore de Porto. Esta ciudad del Norte de Portugal refleja en su rostro las arrugas de sus siglos de historia, si bien posee el dinamismo de las capitales más modernas de Europa. En las mismas calles estrechitas del centro histórico, donde el visitante puede apreciar edificios centenarios, existen vinotecas y tiendas de ultramarinos gurmédonde es posible adquirir un recuerdo para aquellos que se han quedado en casa. Su parte baja se presenta como una zona floreciente, de día y de noche, con sus tiendas, sus restaurantes y sus bares.

Viernes a última hora de la tarde

Dese una vuelta al atardecer por Santa Catarina, la calle más ajetreada durante el día del centro de Porto, y, si tiene hambre pero todavía es pronto para cenar, entre en el Majestic y pida unas rebanadas envueltas en secretos y huevos moles, una de las especialidades de esta cafetería abierta desde 1921. Pida también una copa de vino de Porto y aprecie el néctar y la arquitectura del que es uno de los mejores ejemplos de Arte Nuevo de la ciudad.

En los últimos cinco años, la oferta de la noche portuense ha experimentado una auténtica revolución, concentrándose, en la actualidad, en la parte baja. En toda la zona alrededor de la Torre de los Clérigos, cene en el Book, un restaurante moderno que ocupa el espacio de una antigua librería. Pida un aperitivo mientras espera por una mesa. La sopa açorda de gambas con huevas y el escondidinho de osobuco son dos de sus especialidades.

Descienda hasta la calle Cândido dos Reis y tómese un cóctel de vino de Porto en el bar Porto Tónico. Quédese por allí hasta que el sueño haga acto de presencia o explore las calles de la parte baja y vea como, a partir de medianoche —o incluso antes—, estas arterias solo pertenecen a aquellos que buscan diversión.

Sábado

Por la mañana, visite el Mercado de Bolhão, un edificio diseñado por el arquitecto António Correia da Silva e inaugurado en 1914.

Descienda hasta la avenida de los Aliados y a la Plaza D. João I. Aprecie la que es la «sala de visitas» de Porto y almuerce en el lujoso Hotel InterContinental, que ha recuperado, a pie de calle, el emblemático Café Astória.

Por la tarde, aventúrese por el conocido como «Quarteirão das Artes». En la calle Miguel Bombarda, pero también en las arterias adyacentes, existen varias galerías de arte contemporáneo que, al menos seis veces por año —con una periodicidad de, más o menos, mes y medio—, inauguran simultáneamente exposiciones de artistas plásticos nacionales y extranjeros.

Además de concentrar más galerías de arte por metro cuadrado que cualquier otra zona de la ciudad, el «Quarteirão das Artes» constituye también un excelente lugar para ir de compras, cortarse el pelo o beber un té exclusivo.

Visite el Centro Comercial Bombarda, donde podrá encontrar tiendas de creadores nacionales —conozca las creaciones de los Storytailors, una pareja compuesta por los estilistas Luís Sanchez y João Blanco—, prendas de ropa y accesorios vintage, artesanía de autor, mobiliario de diseño y diferentes tiendas de ropa alternativa. En la calle Miguel Bombarda, córtese el pelo en el Lab Sixtyone, un salón de peluquería con un concepto innovador, único y lleno de estilo, que recuerda a los espacios del Soho londinense.

A 5 minutos a pie, en la parte baja, existen muchos otros lugares que le fascinarán. Siguiendo con la moda, merece la pena pasar por la tienda de Luís Buchinho, un estilista portugués reconocido por su trabajo en el ámbito nacional e internacional. Se sitúa en el número 122 de la calle José Falcão.

La Vida Portuguesa, en el primer piso del número 20 de la calle Galería de París —el centro neurálgico de la noche de Porto—, es una tienda que vende los productos de creación y fabricación antigua portuguesa más hermosos, y donde podrá adquirir artículos como los prestigiosos jabones de Ach.Brito, ponche de la isla de Madeira o loza decorativa de la Fábrica de Faianças Artísticas Bordalo Pinheiro.

Muy cerca de allí, en la calle do Almada, entre en Arcádia, una empresa familiar de pastelería fundada en 1933, y compre lenguas de gato de chocolate, el producto estrella de la casa, o los bombones de chocolate con vino de Porto, perfeccionados en colaboración con la bodega Calém. Estos bombones se venden en paquetes de 100 o 400 gramos, o bien en uno que incluye los bombones y una botella de 750 ml de Porto Calém de 10 años. Los precios varían entre 2,10 y 45 euros.

Por último, todavía en la parte baja, en Bonitos, en la calle 31 de janeiro, podrá comprar trufas con Porto Ferreira. Los precios de los chocolates con vino de Porto varían entre 5,5 y 64 euros.

Por la noche, cuando ya haya recorrido diversas calles de la ciudad, intente adivinar qué es cada cosa en el mar de lucecitas que iluminan Porto por la noche desde las ventanas del restaurante Barão de Fladgate, el restaurante panorámico de Taylor's, en el margen sur del río, más concretamente, en la zona de las bodegas de vino de Porto. Se trata de una excelente opción para una cena refinada y una vista soberbia.

Cerca, en el muelle de Gaia, encontrará múltiples bares donde es posible prolongar la noche bailando, así como bodegas donde puede beber un Porto de 10 años o un LBV (Late Bottled Vintage).

El Plano B (calle Cândido dos Reis, 30) o el Pitch (calle Passos Manuel, 34-38) son dos buenas opciones para hacer la digestión de la cena. El primero, situado cerca de la Torre de los Clérigos, es un espacio multidisciplinar que acoge conciertos y exposiciones de arte, pero que también funciona como club. El segundo es un distinguido club frecuentado por jóvenes adultos y con propuestas sonoras eclécticas. Se sitúa en la calle del Coliseu do Porto, la principal sala de espectáculos de la ciudad donde, con suerte, podrá disfrutar del espectáculo de un artista portugués, como cualquier cantante de fados de la nueva generación, por ejemplo.

Domingo

Pase la mañana en el Parque de Serralves. Visite gratis el Museo de Arte Contemporáneo (los domingos por la mañana, la entrada es libre), diseñado por Siza Vieira e inaugurado en 1999, y enamórese de los jardines de esta propiedad que otrora perteneció a un importante conde de la ciudad de Porto. Al salir, visite la tienda de la fundación que gestiona el museo y el parque. Se trata de un referente en el ámbito del diseño y creación contemporáneos.

Por hablar de Serralves y el Premio Pritzker, ¿sabía que existe una copa oficial para beber el vino de Porto? La idea partió del Instituto de los Vinos de Douro y de Porto, y Siza Vieira fue el encargado de diseñar una copa con una tulipa alta, más estrecha en la parte superior, pie cuadrado y una concavidad en el medio para ayudar al consumidor a cogerla. Se presentó en 2001 y está a la venta en la tienda de Serralves.

Abandone Serralves y ponga rumbo hacia la avenida de Boavista. Casi llegando a la Casa de la Música, almuerce en el VIP Lounge, situado en el último piso del lujoso Porto Palácio Hotel y que ofrece una panorámica increíble de la ciudad, además de un ambiente selecto y exclusivo. De la carta, merece la pena probar los turnedós de novillo gratinados con el sublime queso de la isla de San Jorge sobre migas de judías pintas, grelos y pan de maíz. Por 30 euros, también puede optar por un brunch completo, con platos calientes y fríos, ensaladas y apetitosos dulces.

Tómese un café en la Casa de la Música y, si tiene tiempo, realice una visita guiada por el edificio. Puede hacerlo en plan relax, con derecho a una copa de vino de Porto (visitas turísticas), o accediendo al backstage y a todas las áreas técnicas del edificio (visitas técnicas).

Un fin de semana en Porto nunca será completo sin una visita a las bodegas del vino de Porto. Visite las bodegas Ferreira, que llevan el nombre de Dña. Antónia Adelaide Ferreira (una mujer legendaria, con una personalidad única, que se enfrentó a las adversidades del Douro en el siglo xix) y disponen de los lagares más grandes —de varios miles de litros cada uno— de todas las bodegas.

La bodega Sandeman también ofrece una visita interesante. Su logotipo se halla entre las imágenes más icónicas de Portugal: un hombre vestido todo de negro con una copa en la mano y que ha sido bautizado como «Don».

Además, en el museo de las bodegas Ramos Pinto está expuesto un plato de loza conmemorativo con el rostro de Napoleón Bonaparte.

Con los billetes que todavía tenga en el bolsillo, tómese una copa de vino en el Yeatman y despídase de la ciudad con los ojos puestos en la postal viviente que es la vista desde este hotel vinícola. Con solo 5 euros, podrá beber un buen vino del Douro, pero si dispone de uno de 100 y es un entendido, he aquí un consejo: el Yeatman sirve copas del vino Porto Scion, de la bodega Taylor's, el más antiguo a la venta de todos los tiempos, con más de 150 años y anterior al período de la filoxera, una plaga que arruinó las viñas de la región de Douro. En el Dick's Bar, también puede embarcarse en un wine flight, una cata de tres vinos que cuesta 37 euros e incluye deliciosos bocados del chef Ricardo Costa, además de una visita a la vinoteca del hotel.

Cómo llegar

Para llegar a la ciudad de Oporto, hay vuelos de bajo coste, por ejemplo desde: Londres (Stansted y Gatwick), París (Beauvais, Orly y Charles de Gaulle Vatry), Marsella, Lille, Tours, Saint-Etienne, Bolonia, Burdeos, Lyon, Toulouse, Madrid, Barcelona El Prat, Tenerife, Valencia y Palma de Mallorca.

En el verano, hay empresas de bajo coste a volar desde: Liverpool, Las Palmas, Carcassonne, Rodez y Nantes.

Con las tasas normales, existen conexiones de vuelos desde Londres - Gatwick, Madrid, Barcelona y París - Orly.

Del Aeropuerto Internacional Francisco Sá Carneiro, la mejor manera de llegar al centro de la ciudad de Oporto es de metro. El viaje dura unos 30 minutos.

Vídeo

Dónde está

Comentarios