Qué hacer

Porto para familias y niños

Município do Porto CC BY-NC-SA

Serralves Foundation CC BY-NC-ND

SilvanaTorrinha CC BY-NC-ND

 
 
 

Porto da la bienvenida a familias y niños. Mientras que acudir a los restaurantes en familia es lo normal, disfrutar de los espacios verdes y culturales de la ciudad es una garantía de diversión para grandes y pequeños. Además, si los portuenses ya son amables con quienes los visitan, espere a ver lo atentos que se muestran con los niños.

    • Historia y cultura
    • Patrimonio
    • Gastronomía
    • Desde el Parque de la Ciudad es posible acceder al Pabellón del Agua.
    • Los Jardines y el Museo de Serralves se sitúan en la calle Dom João de Castro, 210, Porto.
    • El Museo Nacional de la Imprenta se encuentra en la carretera nacional 108, 206, Porto.
    • El Museo de Historia Natural está en la Praça de Gomes Teixeira, Porto.
    • El Sea Life Porto se sitúa en el Parque de la Ciudad, en la rotonda del Castelo do Queijo.
    • El Zoo Santo Inácio se encuentra en la calle 5 de Outubro, 4503, Vila Nova de Gaia.
    • El Parque Biológico de Gaia se localiza en la calle Cunha, Avintes, Vila Nova de Gaia.
    • Los exuberantes bosques y los jardines franceses del Parque de Serralves.
    • El itinerario por el Parque Biológico de Gaia para la observación de flora y fauna.
    • Degustar un pequeño tentempié en la tranquilidad del Núcleo Rural de Aldoar, en medio del Parque de la Ciudad.
    • Más sugerencias de actividades para niños.
    • Los exuberantes bosques y los jardines franceses del Parque de Serralves.
    • El itinerario por el Parque Biológico de Gaia para la observación de flora y fauna.
    • Degustar un pequeño tentempié en la tranquilidad del Núcleo Rural de Aldoar, en medio del Parque de la Ciudad.
    • Más sugerencias de actividades para niños.
    • Los exuberantes bosques y los jardines franceses del Parque de Serralves.
    • El itinerario por el Parque Biológico de Gaia para la observación de flora y fauna.
    • Degustar un pequeño tentempié en la tranquilidad del Núcleo Rural de Aldoar, en medio del Parque de la Ciudad.
    • Más sugerencias de actividades para niños.
    • Los exuberantes bosques y los jardines franceses del Parque de Serralves.
    • El itinerario por el Parque Biológico de Gaia para la observación de flora y fauna.
    • Degustar un pequeño tentempié en la tranquilidad del Núcleo Rural de Aldoar, en medio del Parque de la Ciudad.
    • Más sugerencias de actividades para niños.
    • Desde el Parque de la Ciudad es posible acceder al Pabellón del Agua.
    • Los Jardines y el Museo de Serralves se sitúan en la calle Dom João de Castro, 210, Porto.
    • El Museo Nacional de la Imprenta se encuentra en la carretera nacional 108, 206, Porto.
    • El Museo de Historia Natural está en la Praça de Gomes Teixeira, Porto.
    • El Sea Life Porto se sitúa en el Parque de la Ciudad, en la rotonda del Castelo do Queijo.
    • El Zoo Santo Inácio se encuentra en la calle 5 de Outubro, 4503, Vila Nova de Gaia.
    • El Parque Biológico de Gaia se localiza en la calle Cunha, Avintes, Vila Nova de Gaia.

Si viaja con niños activos, la visita al Parque de la Ciudad —considerado el «pulmón» de Porto— resulta obligatoria. La aventura comienza ya con el propio viaje: súbase al tranvía número 1 en la Praça do Infante hacia el Passeio Alegre (se puede comprar el billete en el tranvía) y disfrute del paisaje del estuario del Douro durante el trayecto. Una vez que haya llegado al Passeio Alegre, encontrar el Parque de la Ciudad le resultará fácil: vaya caminando por la orilla del río hasta que vea una gran zona verde.

Si consigue disuadir a los más pequeños de una visita a la playa, deje que liberen energía corriendo detrás de los patos, los cisnes o los gansos que viven en el parque. Durante los fines de semana, el parque recibe la visita de numerosas familias que se divierten en su césped. Si sus retoños no son tímidos, puede incluso que reciban alguna invitación para darle unos toques al balón.

Haga un alto en los juegos para caminar hasta el Núcleo Rural de Aldoar, donde es posible observar cuatro ejemplos de fincas rurales que, antaño, poblaban Porto. Tras su restauración, el espacio pasó a disponer de un restaurante con terraza donde se puede disfrutar de un tentempié y acallar el estómago de los pequeños.

¿Los museos son aburridos?

En los límites del Parque de la Ciudad se encuentra el Pabellón del Agua, donde, tal como su nombre indica, el tema central es el agua. El museo ofrece una serie de juegos interactivos con el agua, incluida la composición de música, la observación de cómo se forma un tornado o la demostración del proceso del ciclo del agua.

También puede disfrutar de las iniciativas enmarcadas dentro del programa Familias en Serralves. Todos los domingos, la Fundación de Serralves ocupa los jardines y los espacios con actividades dirigidas a los más pequeños, si bien pueden y deben realizarse en familia.

Desde trabajos manuales que agudizan la creatividad, hasta rutas de observación de la fauna y la flora... todo vale para aprender y compartir experiencias en familia. Además, también puede aprovechar la ocasión para visitar el Museo de Arte Contemporáneo, una de las obras arquitectónicas de Siza Vieira en la ciudad, y la Casa de Serralves, un maravilloso ejemplo del estilo art déco. ¿Por qué no preparar una merienda y hacer un pícnic en el prado del Parque de Serralves?

En el Museo Nacional de la Imprenta es posible retroceder en el tiempo hasta la época de la imprenta manual. Después de ver la exposición y de visitar las antiguas máquinas que se utilizaban para la impresión de libros y periódicos, podrá vivir la experiencia de imprimir textos e imágenes a la antigua usanza y llevárselos de recuerdo.

Si los más pequeños prefieren las ciencias antes que las letras, visite el Museo de Historia Natural, ubicado en la parte baja de la ciudad. Con sede en las instalaciones del edificio histórico de la Universidad de Porto, cuenta con una colección de muestras de minerales y exposiciones temporales del patrimonio de la Universidad.

En contacto con los animales

Para aquellos niños que adoran los animales, un viaje a Porto es un paraíso. Puede empezar visitando el Sea Life para que crucen el primer túnel submarino del país, con tiburones y rayas nadando en un tanque de 500 mil litros justo por encima de sus cabezas. En la zona de piscinas rocosas, trate de sujetar un erizo de mar y note cómo las estrellas de mar son sensibles al tacto humano, incluso a las manos de los más pequeños.

En el norte de Porto (aproximadamente, a 6 km) se encuentra el Zoo da Maia, un parque zoológico que cuenta con la mayor muestra de reptiles del país. También es posible observar los osos, los monos y las aves que habitan en este zoo.

El municipio de Vila Nova de Gaia ofrece dos posibilidades que conviene considerar. El Zoo Santo Inácio acoge a más de 1000 animales que superan las 300 especies, así como una zona con amplios espacios verdes donde relajarse en familia. Existen exhibiciones diarias de aves rapaces, reptiles y animales salvajes donde los niños tienen la oportunidad de estar en contacto con los animales. Uno de los principales atractivos de este zoológico es la observación del momento en que se alimenta a los pingüinos.

 La otra alternativa es el Parque Biológico de Gaia, un centro de educación ambiental con 35 hectáreas. Aquí, viven en estado salvaje cientos de especies de animales y plantas. En este parque anidan más de 40 especies de aves salvajes, mientras que otras muchas lo visitan durante las migraciones. No se pierda el cercado de los corzos y visite el bisonte europeo, extinto en estado salvaje desde 1921. Recorra los cerca de 3 km del circuito del Parque y visite casas rurales, molinos restaurados, lagos, pequeñas exposiciones o la flora y fauna existentes.

Cómo llegar

Existen varios enlaces directos a la ciudad de Porto. Si opta por una aerolínea de bajo coste, dispone de conexiones desde Londres (Stansted y Gatwick), Birmingham, París (Beauvais, Orly, Vatry y Charles de Gaulle), Marsella, Dole, Lille, Estrasburgo, Tours, St. Etienne, Burdeos, Lyon, Nantes, Madrid, Barcelona (El Prat), Valencia, Milán (Bergamo), Roma (Ciampino), Bruselas (Charleroi y Zaventem), Eindhoven, Maastricht, Ámsterdam, Ginebra, Basilea/Mulhouse, Dortmund, Frankfurt (Hahn), Karlsruhe (Baden), Nuremberg, Hamburgo (Lübeck), Múnich (Memmingen) y Düsseldorf (Weeze).

En verano, existen aerolíneas de bajo coste que vuelan desde Liverpool, Dublín, Bolonia, Toulouse, Clermont–Ferrand, Carcasona, La Rochelle, Limoges, Rennes, Las Palmas, Palma de Mallorca, Tenerife y Bremen.

En cuanto a las aerolíneas tradicionales, puede viajar a Porto desde Londres (Gatwick y Heathrow), Madrid, Barcelona, Múnich, Frankfurt, París (Orly), Caracas, Ginebra, Luxemburgo, Ámsterdam, Milán (Malpensa), Zúrich, Nueva York, São Paulo, Río de Janeiro, Bruselas (Zaventem), Roma (Fiumicino), Toronto y Luanda. En verano, también puede hacerlo desde Montreal, Brest y Brive.

Desde el Aeropuerto Internacional Francisco Sá Carneiro, puede acceder directamente al metro: la línea E lo transportará hasta el centro de la ciudad en apenas 30 minutos.

 

Vídeo

Dónde está

Comentarios