Parque Natural del Litoral Norte

Gracias a su combinación de mar, río, llanuras utilizadas como campos de cultivo y pequeños montes que sirven de miradores, existen pocos lugares como el Parque Natural del Litoral Norte. Además, ofrece unas condiciones excelentes para la práctica de deportes acuáticos. 

CC BY-NC-ND - Município de Caminha

CC BY-NC-ND AssociaçÃo Turismo do Porto e Norte, AR.

CC BY-NC-ND - C.M. Caminha

CC BY-NC-ND - Rafting Atlántico

 
 
 
 

El Parque Natural del Litoral Norte comprende todo el litoral costero entre la desembocadura del Neiva y la localidad de Apúlia, en el municipio de Braga. En estos 18 kilómetros de costa, podrá disfrutar de playas casi desiertas y dunas blancas, frágiles y hermosas, del mar, los ríos y sus estuarios, de bosques de pinos, de sierras y de sus pueblos. Estas 476 hectáreas conforman una de las zonas más hermosas y puras de la costa portuguesa.

Por qué ir

  • Paisaje natural
  • Aire libre
  • Observación de aves
  • Deporte

Se trata de un territorio volcado hacia el mar que merece la pena descubrir. A los más aventureros les gustará saber que esta es una de las principales zonas de Portugal para la práctica del windsurf y el kitesurf (una tabla y una especie de paracaídas, el «barrilete», se combinan para surfear gracias a la fuerza del aire). Aquí, el gran protagonista es el viento, que sopla a menudo y con más fuerza que en otros puntos del país. Existen varias escuelas que ofrecen la posibilidad de probar este tipo de deportes extremos de manera segura.

Si prefiere, simplemente, sumergirse en el mar, sepa que esta es una de las principales zonas vacacionales del norte del país. Las playas de Ofir, Esposende y Apúlia son bastante concurridas, aunque también es posible encontrar playas más tranquilas, bañadas por aguas cristalinas, donde podrá caminar tranquilamente, como la playa de Belinho o Rio de Moinhos.

Los principales ríos del parque son el río Neiva y el río Cávado, siempre disponibles para un baño o para los deportes acuáticos. El río Cávado, con un gran estuario, se utiliza con frecuencia para practicar piragüismo, por lo que no le resultará difícil encontrar varias escuelas donde iniciarse en este deporte.

Qué hacer

  • Descubrir playas de extensos arenales ocultas por dunas de arena blanca.
  • Visitar los molinos de viento de Apúlia, un pueblo caracterizado por su dilatada tradición pesquera y agrícola.
  • Observar la flora y la fauna de los estuarios del río Cávado y Neiva.

La playa y los molinos de Apúlia

Un extenso arenal, con dunas de arena fina, custodiado por un conjunto de molinos de viento que ya no muelen cereal, sino que se utilizan como casas de vacaciones. Se trata del paraje idílico de la playa de Apúlia, una de las más hermosas del Parque Litoral Norte.

Las aguas de Apúlia son muy ricas en yodo, por lo que existe una gran cantidad de algas. Durante muchos años, la recolección de estas algas ―sargazo― era una actividad tradicional de la que se ocupaba la población, especialmente entre los meses de julio y septiembre.

Este fue el nacimiento de la figura tradicional del sargaceiro de Apúlia, equipado con un traje y unos utensilios adecuados para enfrentarse a las olas del mar y recoger el sargazo. Las mujeres eran las encargadas de transportar el sargazo desde la playa hasta la zona elegida para su secado. Después, este se utilizaba como fertilizante en los campos agrícolas de los alrededores.

Eche un último vistazo a los molinos de la playa y continúe en dirección sur hacia el «Itinerario de Masseiras» (6,9 kilómetros de dificultad baja). En esta ruta, es posible contemplar las masseiras, una forma única de agricultura inventada en el siglo XVIII y que consiste en excavar los terrenos cercanos a las dunas hasta el límite de las aguas subterráneas que discurren por la región. Gracias a la existencia de agua en el suelo, los productos hortícolas cultivados no requieren grandes cantidades adicionales de agua, ni tampoco fertilizantes como las algas.

Necesita saber

  • Debido a la proximidad del océano Atlántico, las temperaturas son suaves durante todo el año.
  • Los meses de octubre a marzo son los más adecuados para la observación de aves acuáticas en el estuario del Cávado y Neiva.
  • El pueblo de Apúlia, el punto de partida de las visitas al Parque Natural del Litoral Norte, se sitúa a unos 45 kilómetros de Porto.

Continúe hasta la laguna de Apúlia, lugar de anidación y de reposo durante la época migratoria de diversas especies de aves. La vegetación de la laguna está formada principalmente por carrizo. Abandone la laguna y ponga rumbo al centro de Apúlia. En su camino se topará con pequeños bosques de sauces, robles, alisos y varios campos agrícolas.

Recupere las fuerzas que ha gastado en la caminata en uno de los restaurantes del pueblo. Un pescado asado es una buena opción para degustar en un establecimiento al lado del mar. Acompáñelo con las verduras cultivadas en la región y con una refrescante copa de vino blanco de la región de los Vinos Verdes.

Entre el río y el cielo

Las áreas de mayor biodiversidad del Parque Natural del Litoral Norte se extienden por los estuarios del río Cávado y el Neiva. En ellos, habitan especies de peces como la lamprea, el sábalo o la anguila, y se pueden observar ánades reales, garzas reales y cormoranes.

En el parque es habitual encontrar bosques de pinos mansos y negrales. Así, el bosque de pinos de Ofir representa una buena opción para disfrutar de la flora de la región, buscar un poco de sombra y descansar en los calurosos días de verano. Tras el descanso, cruce el puente metálico de Fão y diríjase hasta Esposende, concretamente, a la localidad de Vila Chã, para visitar el Castro de São Lourenço.

El castro es una ciudad fortificada, construida a finales de la Edad del Bronce, y que fue ocupado en la Edad del Hierro, en la época romana y también en la Edad Media. Hoy en día se ha restaurado y es posible visitar los vestigios de las casas construidas a diferentes alturas en el monte de São Lourenço.

Qué hacer

  • Descubrir playas de extensos arenales ocultas por dunas de arena blanca.
  • Visitar los molinos de viento de Apúlia, un pueblo caracterizado por su dilatada tradición pesquera y agrícola.
  • Observar la flora y la fauna de los estuarios del río Cávado y Neiva.

Antes de descender del monte, contemple el paisaje, compuesto por el verde de los campos y el azul del río y del mar. Tras dejar atrás el Castro, diríjase al centro de Esposende para relajarse en una de sus terrazas y degustar el dulce más típico de la región, las clarinhas (unos hojaldres rellenos de cabello de ángel batido con yemas de huevo).

Las fiestas y las romerías populares son un patrimonio importante de la región. La más conocida es la romería de São Bartolomeu do Mar. Cada año, el 24 de agosto, miles de personas visitan esta localidad para el «baño santo», un ritual que consiste en sumergir a los niños en el mar para curar sus miedos.

Cómo llegar

Existen varios enlaces directos a la ciudad de Porto. Si opta por una aerolínea de bajo coste, dispone de conexiones desde Londres (Stansted y Gatwick), Birmingham, París (Beauvais, Orly, Vatry y Charles de Gaulle), Marsella, Dole, Lille, Estrasburgo, Tours, St. Etienne, Burdeos, Lyon, Nantes, Madrid, Barcelona (El Prat), Valencia, Milán (Bergamo), Roma (Ciampino), Bruselas (Charleroi y Zaventem), Eindhoven, Maastricht, Ámsterdam, Ginebra, Basilea/Mulhouse, Dortmund, Frankfurt (Hahn), Karlsruhe (Baden), Nuremberg, Hamburgo (Lübeck), Múnich (Memmingen) y Düsseldorf (Weeze).

En verano, existen aerolíneas de bajo coste que vuelan desde Liverpool, Dublín, Bolonia, Toulouse, Clermont–Ferrand, Carcasona, La Rochelle, Limoges, Rennes, Las Palmas, Palma de Mallorca, Tenerife y Bremen.

En cuanto a las aerolíneas tradicionales, puede viajar a Porto desde Londres (Gatwick y Heathrow), Madrid, Barcelona, Múnich, Frankfurt, París (Orly), Caracas, Ginebra, Luxemburgo, Ámsterdam, Milán (Malpensa), Zúrich, Nueva York, São Paulo, Río de Janeiro, Bruselas (Zaventem), Roma (Fiumicino), Toronto y Luanda. En verano, también puede hacerlo desde Montreal, Brest y Brive.

Desde Porto a Apúlia, lugar de partida para descubrir el Parque Litoral Norte, existe una distancia de algo más de 40 kilómetros, que es posible recorrer en coche por la autopista A28. Como alternativa, puede seguir la carretera nacional 13, que recorre varias ciudades y pueblos costeros, hasta llegar al corazón del Parque Natural del Litoral Norte.

Be inspired

Choose your journey, find new places, have some fun and create memories for a lifetime.

Sepa más

Artículos relacionados

Parque Natural de Montesinho

Sepa más

Parque Natural de Alvão

Sepa más

Paseos a caballo por el Parque Nacional Peneda–Gerês

Sepa más

Parque Natural de Douro Internacional

Sepa más