Guía de la noche en Porto

En los últimos años, la zona de la parte baja de Porto ha sufrido una gran transformación. A cada paso, en cualquier esquina, calle y plaza, han abierto sus puertas restaurantes, bares y clubs. Este movimiento imparable ha convertido el corazón de la ciudad en el gran centro de la diversión nocturna. Además, los locales renovados se combinan con otros históricos que llevan dando vida a la noche portuense desde hace décadas. Independientemente del lugar al que vaya, la animación está garantizada.

CC BY-NC-SA – Município do Porto

CC BY-NC-SA - Município do Porto

 
 

La noche de Porto es larga y muy variada, así que lo mejor es comenzar poco a poco. Aproveche las últimas horas de la tarde para relajarse en uno de los cafés históricos de la ciudad. El Majestic es el más conocido: se sitúa en la calle de Santa Catarina, la más ajetreada de la ciudad. Sentarse en sus mesas implica viajar en el tiempo al lujo y el glamour de los años 20. En la «sala de visitas» de Porto, la Avenida de los Aliados, se sitúa la cafetería Guarany, construida en los años 30 y que, en la actualidad, cuenta con una programación de música en directo que incluye noches de fado a la hora de cenar.

Por qué ir

  • Patrimonio
  • Noche
  • Gastronomía
  • Arquitectura

Para esto último, para cenar, no le faltará donde elegir: desde la francesinha, el bocadillo picante de carne y embutido más famoso de la ciudad (algunas personas incluso lo consideran uno de los mejores del mundo), hasta los nuevos restaurantes de cocina de autor o de fusión; desde restaurantes de comida tradicional portuguesa, hasta espacios de cocina internacional; desde hamburgueserías hasta restaurantes japoneses.

En los restaurantes situados en el muelle de la Ribera, podrá cenar mientras contempla el río Douro y las luces que iluminan sus puentes. Aquí, la oferta está fuertemente anclada en la cocina regional, ideal para su acompañamiento con una copa de vino de Douro o de la región de los Vinos Verdes. Le sugerimos que pruebe el arroz de pulpo, el bacalao con migas de pan de maíz y grelos, o las croquetas de bacalao.

Después de cenar, la mejor opción es dar un paseo por el centro histórico. Algunas calles se han renovado recientemente, como la de las Flores, que lo llevará hasta el antiguo Convento de São Domingos, que hoy en día se utiliza para eventos. ¿Y qué tal un concierto? A pocos metros del Convento de São Domingos se sitúa el antiguo Mercado Ferreira Borges, todo un referente de la arquitectura del hierro, construido en 1885 y que, desde 2010, se ha convertido en una sala de conciertos con una agenda diversificada (desde el hip-hop al rock).

Si el concierto de ese día le agrada, también puede dirigirse al Coliseo de Porto, un referente en la vida cultural de la ciudad. Si no, ponga rumbo a la Casa de la Música, en Boavista, para escuchar música en directo (la oferta es amplia, desde música clásica, hasta música disco actual), mientras admira la arquitectura de Rem Koolhaas, reconocida en todo el mundo.

Qué hacer

  • Degustar el plato más famoso de la ciudad de Porto, la francesinha.
  • Descubrir los hábitos de los portuenses desde las terrazas de la Ribera.
  • Asistir a un concierto en la Casa de la Música.

Dos veces al mes, en la parte superior de la Casa de la Música, abre las puertas un bar que comparte espacio con un restaurante. Por la cabina del DJ pasan nombres de reconocido prestigio internacional y algunos de los nuevos talentos de la música disco portuguesa. La carta de vinos, espumosos y champanes es generosa. Acepte este consejo: suba a la parte alta del poliedro de Rem Koolhaas y contemple la ciudad desde una perspectiva diferente.

La animación de la parte baja

En los últimos años, la parte baja de Porto también se ha convertido en el corazón de la vida nocturna. No hay mes en que no abra sus puertas un nuevo bar, restaurante, discoteca o cafetería.

Puede empezar la noche en el café Piolho (el nombre por el que todos los portuenses conocen al Café Âncora D’Ouro), en la plaza Parada Leitão. A nuestra izquierda, la Iglesia do Carmo y su impresionante panel de azulejos; al frente, el rectorado de la Universidad de Porto.

El Piolho es, desde su fundación en 1909, el lugar de encuentro de los universitarios de Porto. Las paredes de la cafetería están repletas de dedicatorias de antiguos alumnos. En el interior, durante el fin de semana, el bullicio es grande, aunque casi siempre es posible encontrar sitio.

Otra opción, a unos metros del Piolho ―en la noche del centro, todo se puede recorrer a pie― se encuentra el renovado Largo de Mompilher. En esta calle, algunos bares se han unido recientemente a su quiosco de los años 30. Durante el fin de semana, constituye el lugar de reunión de decenas de portuenses y turistas. Aquí, disfrutan de un espumoso, un vino o, lo más habitual, de un «fino», palabra que se emplea en Porto y Norte de Portugal para designar a la caña de cerveza.

Le gustará

  • Comenzar la noche degustando una copa de vino de Porto, blanco o rosado.
  • Viajar en el tiempo hasta los inicios del siglo XX de la mano de los cafés históricos de Porto.
  • Ir de bar en bar y la animación en las calles Cândido dos Reis y Galerias de Paris, en el centro de Porto.

El Largo de Mompilher es también un lugar de parada obligada para los amantes de la ginebra, una bebida que, en los últimos tiempos, ha venido ganando adeptos entre los trasnochadores de Porto. Desde ginebras secas, las más habituales, hasta ginebras afrutadas... La parte baja de Porto ofrece una verdadera ruta de la ginebra servida por especialistas. Tampoco podrá dejar de probar el vino de Porto y los cócteles creados recientemente con el «oro de Porto».

En el centro, las noches se pasan en las calles (para hablar y beber), o en el interior de los bares. Algunos de ellos son sorprendentes: incluso hay un bar en el que podemos acompañar una bebida alcohólica (tequila, ginebra, vodka, vino de Porto) con la galleta apropiada. No faltan también ambientes gay friendly y espacios híbridos, una tendencia muy portuense, con un concepto a medio camino entre galerías de arte, salas de conciertos y bares.

Una buena parte de estos nuevos espacios de ocio ocupan edificios que han tenido otras funciones: almacenes de textiles, de té o de café, librerías, fábricas de dulces... La mayoría mantienen el trazado arquitectónico original. Salir por la noche de esta manera es también una lección de historia.

Las calles Cândido dos Reis y Galeria de Paris concentran la mayor parte de estos nuevos espacios nocturnos. En estas dos calles paralelas, conocidas por los portuenses como las «galerías», hay bares con bandas sonoras diferentes: desde el house más eufórico a los secretos del rock indie. La animación comienza después de medianoche.

Hasta entonces, lo mejor es entrar en una de las múltiples cafeterías con decoración vintage para tomar una copa de vino o un té. Picar algo tampoco será nada difícil: deguste un bocadillo de jamón o jamón serrano en las tabernas, auténticas instituciones en la ciudad.

En Porto, la noche únicamente se acaba cuando salen los primeros rayos del sol. Si desea bailar hasta tarde, existen alternativas en el centro, aunque también en la zona de la desembocadura y la zona industrial. La ciudad ya ha entrado en las agendas de algunos de los DJ más solicitados del mundo.

Necesita saber

  • Si le gusta bailar hasta el amanecer, debe saber que la mayoría de los clubs y las discotecas cierran a las seis de la mañana. Los bares del centro cierran a las cuatro de la mañana.
  • La noche de San Juan es la más larga y animada en la ciudad. Del 23 al 24 de junio, las calles de Porto se llenan de personas que salen a comer sardinas y a dar un paseo (detenerse donde haya un bailarico es obligatorio).
  • Más sugerencias de diversión en la ciudad de Porto aquí (http://www.visitporto.travel/Visitar/Paginas/Descobrir/.UUHduRwqzz5).

La noche más larga del año

Si bien todas las noches pueden ser largas, en Porto ninguna es tan larga para tanta gente como la noche de San Juan.
 
Lo sabrá de inmediato: si está en Porto y, de pronto, alguien le golpea con un martillo de plástico en la cabeza, vivirá una fiesta popular que se celebra todos los años en la noche del 23 al 24 de junio. Aunque se trata de una celebración católica (que rememora el nacimiento de Juan Bautista), está fuertemente ligada a tradiciones paganas, por lo que todo el mundo la celebra.
 
Se trata de una fiesta de tradiciones: desde los martillos de juguete más modernos (miles y miles se dan cita para mayor diversión), a los antiguos ajos puerros; desde los fuegos artificiales junto al río Douro, que une Porto y Gaia, a las sardinadas populares en muchos rincones de la ciudad.
 
Por si esto no fuese suficiente, existen decenas de fiestas populares en toda la ciudad de Porto. Anote: las de Fontainhas y Miragaia están entre las más concurridas, por lo que deberá llegar temprano si quiere conseguir un buen sitio.
 
Los fiesteros en mejor forma recorren a pie todo el margen del río Douro, desde la Ribera hasta su desembocadura, donde contemplan el amanecer, ya en plena playa. Después de tanta fiesta, el día 24, festivo municipal, se vuelve un descanso bien merecido.

Cómo llegar

Existen varios enlaces directos a la ciudad de Porto. Si opta por una aerolínea de bajo coste, dispone de conexiones desde Londres (Stansted y Gatwick), Birmingham, París (Beauvais, Orly, Vatry y Charles de Gaulle), Marsella, Dole, Lille, Estrasburgo, Tours, St. Etienne, Burdeos, Lyon, Nantes, Madrid, Barcelona (El Prat), Valencia, Milán (Bergamo), Roma (Ciampino), Bruselas (Charleroi y Zaventem), Eindhoven, Maastricht, Ámsterdam, Ginebra, Basilea/Mulhouse, Dortmund, Frankfurt (Hahn), Karlsruhe (Baden), Nuremberg, Hamburgo (Lübeck), Múnich (Memmingen) y Düsseldorf (Weeze).

En verano, existen aerolíneas de bajo coste que vuelan desde Liverpool, Dublín, Bolonia, Toulouse, Clermont–Ferrand, Carcasona, La Rochelle, Limoges, Rennes, Las Palmas, Palma de Mallorca, Tenerife y Bremen.

En cuanto a las aerolíneas tradicionales, puede viajar a Porto desde Londres (Gatwick y Heathrow), Madrid, Barcelona, Múnich, Frankfurt, París (Orly), Caracas, Ginebra, Luxemburgo, Ámsterdam, Milán (Malpensa), Zúrich, Nueva York, São Paulo, Río de Janeiro, Bruselas (Zaventem), Roma (Fiumicino), Toronto y Luanda. En verano, también puede hacerlo desde Montreal, Brest y Brive.

En el Aeropuerto Internacional Francisco Sá Carneiro, acceda al metro: la línea E lo transportará hasta el centro de la ciudad en apenas 30 minutos.

Be inspired

Choose your journey, find new places, have some fun and create memories for a lifetime.

Sepa más

Artículos relacionados

Porto, una ciudad creativa y bohemia

Sepa más

Ciudades con vida nocturna

Sepa más

Guía de la noche en Porto

Sepa más

Porto para mochileros

Sepa más