Qué hacer

Porto junto al río

Matthieu Cadiou todos los direchos reservados

Matthieu Cadiou todos los direchos reservados

Matthieu Cadiou todos los direchos reservados

Matthieu Cadiou todos los direchos reservados

Matthieu Cadiou todos los direchos reservados

Matthieu Cadiou todos los direchos reservados

 
 
 
 
 
 

Sienta la ciudad en las estrechas callejuelas de la Ribera de Porto. Visite los monumentos del centro histórico de la ciudad, relájese en una terraza a orillas del río y admire los ordenados tejados de las bodegas del vino de Porto.

Desde el muelle de Gaia, puede partir en un crucero hasta Peso da Régua ―en la región de Duero―, comprar artesanía portuguesa, coger el teleférico hasta el Monasterio de la Sierra del Pilar o beber un cóctel al atardecer con la vista puesta en el caserío del centro histórico de Porto.

En el margen derecho

En el centro histórico y en la Ribera no faltan monumentos que conocer. Merece la pena visitar la Iglesia de S. Francisco, que ha sido catalogada como monumento nacional y perteneció al Monasterio de los Frailes Observantes de San Francisco. Preste atención al revestimiento de las tallas, de los siglos XVII y XVIII, a los frescos, a las pinturas sobre tablas de la capilla mayor y el transepto, así como a los túmulos del siglo XVI.

Siéntese en una de las diversas terrazas del muelle de la Ribera, contemple cómo pasan los barcos, escuche la música de los artistas callejeros e intente identificar con la vista la bodega de oporto que desea visitar.Si le apasionan las actividades para descargar adrenalina, le interesará saber que es posible practicar jet boating en el río Duero, entre las riberas de Porto y de Gaia. Disfrute de manera singular del escenario único en el que se encuentra. En un barco propulsado con un motor a reacción, experimente una aventura repleta de adrenalina, no tanto por la velocidad, sino, sobre todo, por la vertiente acrobática y por las maniobras increíbles ―spins, fish tails y slides son solo algunas de ellas.

En el margen izquierdo

Cruce a pie el Puente D. Luis I, una obra proyectada por alumnos del famoso ingeniero francés Gustave Eiffel, cuya construcción comenzó en 1881 y para el que fue preciso cargar 3054 toneladas de metal.En la orilla de Vila Nova de Gaia, observe la Ribera de Porto desde el mirador que se encuentra junto al puente. Descanse en los bancos de piedra y aprecie una vista privilegiada del monumento del siglo XIX y del antiguo caserío del centro histórico.

Viaje en el tiempo a bordo de la embarcación que otrora sirvió para transportar el vino de Porto, el rabelo. Subirse en un crucero en esta embarcación tradicional significa bucear en el alma de la ciudad y de una economía más antigua que la historia de cualquiera de los seis puentes que actualmente existen sobre el río Duero.También puede embarcarse en un crucero de mayor duración en barco-hotel: uno de los más cortos, de un día de duración, transporta a los turistas hasta Régua y zarpa los lunes y miércoles a las 10:30 h (la llegada a la región de Duero es a las 19:00 h).

Admire la capilla de Nuestra Señora de la Piedad, en la Avenida Diogo Leite. Este monumento, que conserva las marcas de sus inundaciones, se puede visitar entre las 8:00 y las 18:00 h. Dicen los habitantes y devotos que el agua nunca llegó a alcanzar la imagen de la Santa protectora de los pescadores y, antaño, también de los hombres que conducían las pipas de Porto entre los dos márgenes del río. Contemple cómo la Santa está estratégicamente situada en un lugar desde donde, con las puertas de la capilla abiertas, puede observar el Duero.

Finalmente, son de obligada visita las bodegas del vino de Porto, en la Avenida Diogo Leite, así como las de las calles adyacentes, subiendo un poco más arriba.Aproveche la ocasión para adquirir un recuerdo del viaje en una de las tiendas o mercados al aire libre donde se vende artesanía moderna, productos nacionales (para el hogar y el estómago), así como piezas de decoración de autor.

Ya sea en la Ribera de Porto o en el muelle de Gaia, no tendrá dificultad alguna para encontrar restaurantes. Más difícil será escoger solo uno. Dispone de restaurantes tradicionales y otros más modernos, de cocina de autor, si bien todos ellos sirven gastronomía portuguesa. En la carta de muchos encontrará la famosa francesinha.Para regresar al centro de Oporto, tome asiento en el teleférico y suba hasta el Jardín del Morro ―el trayecto dura 5 minutos―, donde podrá coger el metro de regreso a la parte baja o subir hasta el Monasterio de la Sierra del Pilar.

Cómo llegar

Hacia Porto, existen vuelos desde Bremen, Düsseldorf, Frankfurt, Karlsruhe, Múnich, Dortmund, Zúrich, Liverpool, Londres, Burdeos, Carcasona, Dole, La Rochelle, Lille, Lyon, Marsella, Nantes, París, Rodez, St. Etienne-Tolosa, Tours, Barcelona, Madrid, Palma de Mallorca, Valencia, Bolonia, Milán, Pisa, Roma, Copenhague, Bruselas, Ámsterdam, Eindhoven, Río de Janeiro, São Paulo y Nueva York.

Desde el Aeropuerto Internacional Francisco Sá Carneiro, la mejor forma de llegar al centro de la ciudad de Porto es en metro. El trayecto dura, aproximadamente, 30 minutos.

Vídeo

Dónde está

Comentarios