What to do

Los misterios del arte paleolítico del Parque Arqueológico del Valle del Coa

José Paulo Ruas todos los direchos reservados

Associação de Turismo do Porto e Norte, AR. 3.0 CC BY-NC-ND

 
 

Conozca los misterios del arte paleolítico en una galería al aire libre donde nuestros antepasados nos cuentan sus vivencias. Situada en la región nordeste de Portugal, conformada por imponentes montañas, visite, cerca de la frontera con España, el Parque Arqueológico del Valle del Coa guiado por un paisaje apoteósico.

Se trata del mayor complejo de arte rupestre paleolítico al aire libre del mundo, declarado Patrimonio de la Humanidad. Los márgenes rocosos constituyen una galería de arte decorada con pinturas y grabados como nunca antes había podido ver.Los márgenes del Coa, el afluente del Duero cuyo nombre se ha hecho universal, encierran 25 000 años de arte prehistórico, un legado del pasado espiritual de la humanidad que la Unesco ha tenido a bien en distinguir.Diecisiete kilómetros de una galería de arte al aire libre que muestran al visitante el genio creador de nuestros antepasados, desde el Paleolítico Superior hasta la Edad del Hierro.El Museo de Arte y Arqueología del Valle del Coa, inaugurado en 2010, entremezcla el arte paleolítico con otras formas de expresión, a través de la exhibición de una colección temporal y otra permanente, que permiten ver lo que los grabados esconden.

Arquitectura y naturaleza

Si es amante de la arquitectura, le maravillará la forma en que los arquitectos responsables del proyecto del museo han diseñado un edificio discreto, construido en armonía con el paisaje. Se asemeja a una enorme piedra de esquisto que sobresale de entre los grabados. En su interior, las galerías parecen grutas y las pequeñas ventanas ofrecen interesantes contrastes de luz y oscuridad.

Es en este edificio donde se sitúa la sede del Parque Arqueológico del Valle del Coa, que gestiona un territorio de 200 kilómetros cuadrados y que comprende el valle del río Coa y su confluencia con el Duero.

Visitas guiadas

Existen visitas guiadas en vehículos todoterreno hasta los grabados y, si bien solo tres núcleos de arte rupestre están disponibles para su visita, se trata de una experiencia única en cualquier caso. Puede visitar los núcleos de arte rupestre Canada do Inferno, Ribeira de Piscos y Penascosa ―este último ofrece incluso visitas nocturnas―. Para obtener más información sobre precios y otros detalles, consulte la web del parque (www.arte-coa.pt).

Además de la arqueología, los visitantes pueden descubrir en estas visitas guiadas cabras montesas, caballos, uros (toros salvajes), ciervos, guerreros con largas piernas empuñando lanzas, es decir, un paseo por un paisaje deslumbrante.

También es posible participar en la visita guiada «Sobre el rastro de los cazadores paleolíticos» («No rasto dos caçadores paleolíticos») o en un taller de arqueología experimental donde, durante casi dos horas, los visitantes pueden probar a labrar piedras, hacer fuego o realizar grabados en esquisto.

Si desea contar con la ayuda de un guía para conocer la región, sus costumbres y los excelentes vinos que produce, puede ponerse en contacto con el parque para expresarle su intención de organizar un viaje personalizado.

No obstante, el interés de Foz Coa no reside únicamente en los vestigios del Paleolítico. En este municipio se conservan diversos monumentos de vigilancia y defensa, entre los que cabe destacar el Castelo Melhor, el Castelo Velho (de Freixo de Numão) y el Castelo de Numão. El Castelo Melhor, construido entre los siglos IX y X, visto desde lejos, parece una corona asentada en una cabeza de tierra. El Castelo Velho, donde existió un poblado entre el 3000 y el 2000 a. C., constituye un lugar imponente y un excelente mirador. El Castelo de Numão está catalogado como monumento nacional.

Vista de 360 grados

Generaciones de artistas han elegido este paisaje del Duero Superior como lugar de inspiración a lo largo de miles de años. Aprécielo desde lo alto de un mirador. Realice la Ruta de los Miradores de Foz Coa. Los seis esplendorosos lugares que integran la referida ruta cuentan con unos accesos óptimos.

Podrá elegir entre los miradores de N.ª Señora del Viso (Custóias), de Sta. Bárbara (Mós), de S. Martinho (Seixas), de S. Gabriel (Castelo Melhor), de Mata dos Carrascos (Santo Amaro) y de Arnozelo (Numão).

Desde cualquiera de ellos, podrá visualizar el río Duero y el paisaje del Valle del Coa desde una perspectiva de 360 grados.

A la mesa

Proponer un paseo por el Duero es sugerir también su gastronomía y sus vinos. Saboree un delicioso cabrito con patatas y arroz al horno, una caldereta de cordero, un arroz malandro de entrecot, un cocido a la portuguesa, unos chicharros, pescaditos de río, anguilas o una caldereta de Eirós.

Entre los dulces procedentes de los conventos, conviene destacar los milhos doces, los bolinhos de azeite, las cavacas revestidas de azúcar, el bizcocho de Teixeira o los pasteles de Santa Clara. Merece la pena probar también las almendras del Duero y cualquier dulce confeccionado con este fruto seco.

Además del vino de Porto, no deje escapar la oportunidad de probar los vinos con Denominación de Origen Controlada del Duero, el moscatel y el espumoso de Távora-Varosa.

Cómo llegar

Hacia Porto, existen vuelos desde Bremen, Düsseldorf, Frankfurt, Karlsruhe, Múnich, Dortmund, Zúrich, Liverpool, Londres, Burdeos, Carcasona, Dole, La Rochelle, Lille, Lyon, Marsella, Nantes, París, Rodez, St. Etienne-Tolosa, Tours, Barcelona, Madrid, Palma de Mallorca, Valencia, Bolonia, Milán, Pisa, Roma, Copenhague, Bruselas, Ámsterdam, Eindhoven, Río de Janeiro, São Paulo y Nueva York.

Desde el Aeropuerto Internacional Francisco Sá Carneiro, la mejor forma de llegar al centro de la ciudad de Porto es en metro. El trayecto dura, aproximadamente, 30 minutos.

Para llegar a la región de Duero y al Valle del Coa, coja la carretera nacional 108 hasta Entre-os-Rios y continúe por el margen del río Duero hasta Régua. Como alternativa, puede ir por la IP4, que conecta los distritos de Porto, Vila Real y Bragança, para, a continuación, seguir por carreteras nacionales y municipales.

Video

Comments