Surf entre Espinho y Porto

Despiértese temprano, ya que las olas no suelen esperar a las tablas de surf o al  bodyboard. En Espinho y Porto se encuentran las playas preferidas por los surfistas de la región. 

Gonçalo Pina CC-BY-NC-ND

Gonçalo Pina CC-BY-NC-ND

Gonçalo Pina CC-BY-NC-ND

Gonçalo Pina CC-BY-NC-ND

 
 
 
 

Hoy en día todos los caminos van a parar a las playas de Espinho. La ciudad cuenta con cerca de 8 kilómetros de playas. Algunas de las más populares son la playa Azul, la playa de la Bahía o la playa Seca. El clima ameno, las grandes extensiones de arena y el fácil acceso (la estación de tren se encuentra a poca distancia) transformaron Espinho convirtiendo la población en un importante lugar de residencia y descanso para los habitantes de la región de Porto.

En Espinho, la zona norte, existen dos playas que destacan entre los amantes del surf: la playa Azul y la playa de la Bahía. Ambas cuentan con olas que pueden ser atacadas por todo tipo de surfistas, incluyendo los principiantes.

En la playa de la Bahía se produce una de las olas obligatorias en las rutas del surf portugués: la «Derecha del Casino». Como su propio nombre indica, se trata de una ola de derecha a izquierda que termina en forma tubular y que se forma en la playa justo enfrente del Casino de Espinho. Por su fama, esta playa acoge diversos campeonatos de surf y bodyboard, y tanto en invierno como en verano pueden verse numerosos surfistas en la playa de la Bahía durante los fines de semana.

En la playa Azul, las olas terminan en forma tubular de izquierda a derecha, por eso aquí las olas se denominan de izquierdas. Cuando las condiciones de ondulación y viento son perfectas, esta ola hace las delicias de los amantes del surf y el bodyboard. De cualquier manera, los diques que delimitan la playa garantizan todo el año las condiciones necesarias para la práctica del surf y el bodyboard.

En armonía con la naturaleza

Tras unas horas de diversión en el mar, llega el momento de descansar y recargar fuerzas. Pruebe el famoso camarón de Espinho, con un sabor único y reconocido por los habitantes de la región. Para los amantes del marisco, hay mucho más a probar: langostas, bogavantes o cangrejos, normalmente cocinados al natural. Pero, lo mejor es comenzar por una sopa de pescado, una de las especialidades de la ciudad.

Después de comer, retornando a Porto volverá a sentir la cercanía de la naturaleza. En esta ocasión no serán la flora y la fauna marinas, sino los jardines de la Fundación de Serralves. Se trata de una de las instituciones culturales portuguesas más importantes y alberga el Museo de Arte Contemporáneo de Serralves, la Casa de Serralves y el Parque.

Comience su visita por el parque y descubra los jardines de estilo francés e inglés, pequeños lagos y diversas especies de animales que habitan en árboles de diversas especies, algunas de ellas tan portuguesas como el alcornoque o el castaño. Entre el ambiente tranquilo y los escenarios que ofrece el parque, parece que nos encontremos en la propia ciudad.

Riqueza histórica y cultural

A pesar de contar con playas con apetitosas olas, la ciudad de Espinho no se reduce solamente al atractivo del mar. Entre su gran patrimonio cultural, destaca el Castro do Covil, que se encuentra en la localidad de Paramos y cuyo origen se remonta a la Edad de Hierro. Aquí se encuentran 13 estructuras de pizarra con planta circular cuyas excavaciones arqueológicas revelaron fragmentos cerámicos indígenas que permitieron la reconstrucción de potes, ollas, tazones, entre otros objetos. También se encontraron restos de actividades domésticas y artesanales como molienda, textil, pesca y alfarería.

Ya en la ciudad de Porto, no deje de visitar la icónica Casa de Serralves, ejemplo significativo del estilo art déco y el Museo de Arte Contemporáneo, con exposiciones habituales de artistas nacionales e internacionales. El museo fue diseñado por Siza Vieira, arquitecto portugués galardonado con el Premio Pritzker en 1992, por eso vale la pena dedicarle un poco más de tiempo a observar el edificio.   

Deje Serralves camino del parque de la Ciudad por la avenida de Boavista, el mayor parque de Porto, con 83 hectáreas de áreas verdes, equipamientos deportivos, lagos e incluso rutas de senderismo. Lo que más le gustará saber es que el parque de la Ciudad se encuentra junto a la playa Internacional, la mejor playa de de Porto para hacer surf y bodyboard.

Termine el día con una cena en un restaurante de la marginal. Deléitese con un pescado a la parrilla con vistas al mar (lubina, besugo o sardinas son algunas buenas opciones) o uno de los platos portugueses a base de bacalao.

De vuelta al mar

Después de una noche tranquila y de un desayuno nutritivo, es tiempo de poner rumbo a la playa Internacional. Justo al lado, encontramos la playa de Matosinhos, con acceso desde la arena o desde el amplio paseo de la marginal.

Estas playas son las más populares para la práctica del surf y el bodyboard de la ciudad de Porto. Por esa razón, existen varias escuelas que alquilan material y con oferta de clases de surf o bodyboard. Durante los fines de semana, las playas se ven mucho más concurridas con bañistas y surfistas.

Normalmente, la playa de Matosinhos es elegida por los practicantes menos experimentados, ya que la existencia de diques hace que el mar esté más en calma. La playa Internacional es aconsejable para surfistas con más experiencia, ya que cuenta con algunas rocas y las olas presentan mayor fuerza y altura.

Después de la intensa actividad en el mar, disfrute a continuación de una comida ligera en los restaurantes de la playa. Hay mucho para elegir, desde sándwiches hasta pescado a la parrilla. Y para los más golosos, un irresistible helado.

Cómo llegar

Existen varias conexiones directas con la ciudad de Porto. Si opta por una compañía de low cost tiene vuelos desde Londres (Stansted y Gatwick), Birmingham, París (Beauvais, Orly, Vatry y Charles de Gaulle), Marsella, Dole, Lille, Estrasburgo, Tours, St. Etienne, Burdeos, Lyon, Nantes, Madrid, Barcelona-El Prat, Valencia, Milán-Bérgamo, Roma-Ciampino, Bruselas (Charleroi y Zaventem), Eindhoven, Maastricht, Ámsterdam, Ginebra, Basilea/Mulhouse, Dortmund, Frankfurt-Hahn, Karlsruhe-Baden, Núremberg, Hamburgo-Lübeck, Múnich-Memmingen y Dusseldorf-Weeze.

En verano, hay compañías low cost con vuelo directo desde Liverpool, Dublín, Bolonia, Toulouse, Clermont Ferrand, Carcassonne, La Rochelle, Limoges, Rennes, Las Palmas de Gran Canaria, Palma de Mallorca, Tenerife y Bremen.

Con las compañías tradicionales, puede viajar a Porto desde Londres (Gatwick y Heathrow), Madrid, Barcelona, Múnich, Frankfurt, París-Orly, Caracas, Ginebra, Luxemburgo, Ámsterdam, Milán-Malpensa, Zúrich, Nueva York, São Paulo, Río de Janeiro, Bruselas-Zaventem, Roma-Fiumicino, Toronto y Luanda. En verano, también puede volar a Porto desde Montreal, Menorca, Brest y Brive.

Desde el Aeropuerto Internacional Francisco Sá Carneiro, el metro le llevará al centro de la ciudad en tan solo 30 minutos.

Puede llegar a Espinho fácilmente desde el centro de Porto. Si prefiere el ferrocarril, desde la estación de San Bento o Campanhã salen trenes hasta Espinho y el trayecto dura apenas 30 minutos. Y por carretera, deberá tomar la A1 y la A29. Si no desea alquilar un vehículo, tiene a su disposición también autobuses a Espinho desde el centro de Porto.

Be inspired

Choose your journey, find new places, have some fun and create memories for a lifetime.

Sepa más

Artículos relacionados

Tres días de aventuras acuáticas en el Norte

Sepa más

Turismo náutico

Sepa más

Norte litoral: deportes náuticos, cuidado paisaje y sabor a mar

Sepa más