Douro en barco

Sorprenda a su alma gemela y venga a Portugal para descubrir el embrujo y el encanto de Porto paseando en barco por el río Douro.

Europarques CC BY-NC-ND

Associação de Turismo do Porto e Norte, AR. CC BY-NC-ND

Associação de Turismo do Porto e Norte, AR. CC BY-NC-ND

Associação de Turismo do Porto e Norte, AR. CC BY-NC-ND

 
 
 
 

El Douro, un río guardián, de sabores, tradiciones y vino, ofrece un escenario con unos paisajes que bien se merecen un viaje. Sorprenda a su alma gemela y venga a Portugal para descubrir el embrujo y el encanto de Porto paseando en barco por el río Douro.

Por qué ir

  • Paisaje
  • Patrimonio
  • Arquitectura
  • Gastronomía y vinos

Conozca Porto desde una de sus perspectivas más características: ¡el río! Con Douro Azul, empresa líder en cruceros fluviales por el Douro, recorra los seis puentes a bordo de un barco rabelo —embarcación típica que, antaño, servía para transportar las pipas de vino de Porto desde Douro hasta Gaia— y admire la parte antigua de la ciudad, con sus casas típicas y el trasiego de las gentes de la Ribera.

El viaje, de aproximadamente una hora de duración, puede comenzar en el muelle de la Ribera o en el de Gaia, mientras que el programa, centrado en los emblemáticos puentes de Porto, permite que los visitantes conozcan también un poco de la historia de la ciudad.

El emblemático y centenario puente Maria Pia fue bautizado con el nombre de una reina y es la primera gran obra de Gustavo Eiffel.

El grandioso puente D. Luís I es obra de Teófilo Seyrig, socio y discípulo de Eiffel.

Si pasamos al puente de la Arrábida, su autor es un portugués ¡y del Norte! El ingeniero Edgar Cardoso proyectó un puente con un vano de 270 metros que, durante algún tiempo, ostentó el récord mundial de los puentes en arco de hormigón armado.

El puente de São João, también de Edgar Cardoso, se inauguró el 24 de junio de 1991, día de San Juan, fecha en que, en la noche del 23 al 24, se celebra en la ciudad una gran fiesta en honor a este santo popular, con bailes populares, sardinas asadas y martillos de juguete.

El Puente del Freixo, obra del profesor António Reis, se sitúa aguas arriba con respecto al resto. Por último, el puente más reciente fue bautizado con el nombre de Infante D. Henrique.

Le gustará

  • Conocer la capital del Norte de Portugal desde el río Douro.
  • Los bellos paisajes del valle del río Douro, que dejan a cualquiera sin respiración.
  • Ver como una antigua bodega en Pinhão ha dado lugar a un hotel de cinco estrellas.

Durante este agradable y memorable recorrido, observe cómo el caserío de la ciudad se dispone en cascada formando estrechas callejuelas laberínticas. Tras este «reconocimiento» del centro histórico, clasificado como Patrimonio Mundial de la Humanidad desde 1996, se quedará incluso con las ganas de descubrir a pie la zona más antigua de la ciudad, si bien la verdad es que la mejor y más completa panorámica sobre Porto se obtiene desde el río.

No es casualidad que, en la noche de San Juan, los tradicionales fuegos artificiales se lancen desde el puente D. Luís I y desde barcos situados en medio del Douro para el deleite de las miles de personas que asisten todos los años a este espectáculo en ambos márgenes.

Al llegar a la desembocadura del Douro y a la playas —coja el tranvía en la Ribera, el viaje por sus orillas es muy hermoso—, puede subirse al barco que realiza la travesía entre la zona del Real Club Fluvial Portuense y el jardín del Calém y, en el margen de Gaia, la comunidad pescadora de Afurada, donde existen buenos restaurantes de pescado y marisco, así como tascas antiguas donde todavía se puede escuchar fado bohemio —cantado por aficionados, pero también por profesionales en sus horas libres, sin una pretensión comercial—.

Hablando de comer, en los muelles de la Ribera y de Gaia existen varios lugares donde podrá degustar platos típicos, como las tripas al estilo de Porto, la famosa francesinha, el cocido a la portuguesa o el bacalao a la Gomes de Sá —una exquisitez creada, precisamente, en la Ribera– y degustar un buen vino de mesa DOC Douro.

Aguas arriba

El crucero de los puentes es solo una de las experiencias que Douro Azul promueve en el río Douro. Si visita Porto y el Norte de Portugal con tiempo, merece la pena realizar uno de los cruceros que esta empresa turística organiza en lujosos y confortables barcos hotel para visitar algunas de las localidades de Douro, la región vinícola con denominación de origen más antigua del mundo.

Le esperan Barca d'Alba, Régua y Pinhão, otrora almacenes comerciales utilizados por las casas de vino de Porto, con un paisaje cultural de notable belleza que la tradición secular vitícola ha ayudado a construir.

Considerado Patrimonio Mundial por la Unesco, en el Alto Douro Vinhateiro se produce el aclamado vino de Porto. En la tranquilidad de su viaje en barco por el Douro, aproveche para catar este vino conocido internacionalmente por su calidad y sabor.

Qué hacer

  • Realice el crucero de los seis puentes a bordo de un rabelo, una embarcación típica que, en el pasado, sirvió para transportar las pipas de vino de Porto.
  • En un paseo más largo en barco, descubra el paisaje del Alto Douro Vinhateiro, con sus laderas cubiertas de viñedos.

Cuando se detenga en Régua, visite el Solar do Vinho do Porto, que integra la Ruta del Vino de Porto y donde algunos especialistas le explicarán las diferencias entre los diversos tipos de este néctar.

Alquilar un yate para ver la puesta de sol o un viaje romántico a bordo de una embarcación real —El Spirit of Chartwell— son otras dos posibilidades.

Puede reservar el viaje de tal forma que la vuelta quede abierta —por ejemplo, para regresar otro día o en tren—. Así, podrá observar toda la riqueza de la región y pernoctar en una hacienda con un ambiente único.

Si su base es la ciudad de Porto, le sugerimos que se hospede en el Hotel Carris Porto Ribeira. A escasos metros del río y de las concurridas terrazas de la Ribera, este establecimiento hotelero es el resultado de una rehabilitación integral de cinco edificios clasificados que han sido convertidos en un cuatro estrellas superior con 90 habitaciones.

Si opta por dormir una noche cualquiera en Douro, alójese en el CS Vintage House (Pinhão), un hotel que ofrece confort y sofisticación, en el que todas las habitaciones tienen vistas al río, donde es posible degustar platos y vinos de la región y cuyo entorno está marcado por la calma y un paisaje encantador, dominado todavía por las antiguas haciendas y las grandes viñas en terrazas.

Necesita saber

  • Los paseos turísticos en barco parten del muelle de la Ribera o del muelle de Gaia.
  • Existen paseos en barco con diferentes duraciones, desde los que tardan cerca de una hora hasta los que duran ocho días.
  • El Hotel Carris Porto Ribeira se sitúa a tan solo 5 minutos a pie de la Estación de S. Bento (tren y metro) y a 20 minutos, en coche, del aeropuerto.

Cómo llegar

Hacia Porto, existen vuelos desde Bremen, Düsseldorf, Frankfurt, Karlsruhe, Múnich, Dortmund, Zúrich, Liverpool, Londres, Burdeos, Carcasona, Dole, La Rochelle, Lille, Lyon, Marsella, Nantes, París, Rodez, St. Etienne-Tolosa, Tours, Barcelona, Madrid, Palma de Mallorca, Valencia, Bolonia, Milán, Pisa, Roma, Copenhague, Bruselas, Ámsterdam, Eindhoven, Río de Janeiro, São Paulo y Nueva York.

Desde el Aeropuerto Internacional Francisco Sá Carneiro, la mejor forma de llegar al centro de la ciudad de Porto es en metro. El trayecto dura, aproximadamente, 30 minutos.

Be inspired

Choose your journey, find new places, have some fun and create memories for a lifetime.

Sepa más

Artículos relacionados

Three days in the Douro Valley

Sepa más

Ruta de las Viñas del Císter

Sepa más

En la Ruta del Vino de Porto y Douro

Sepa más