Parque Natural de Alvão

En el norte de Portugal, entre Vila Real y Mondim de Basto, existe un pequeño paraíso conocido como Parque Natural de Alvão. Creado en 1983, y con tan solo 70 kilómetros cuadrados, en él habitan animales y aves en peligro de extinción. Las Fisgas do Ermelo, uno de los saltos de agua más grandes de Europa, son una de las principales atracciones de Alvão. 

CC BY-NC-ND - Manuel Carreira

CC BY-NC-ND - Associação Montesinho Vivo

 
 

Debido a sus dimensiones reducidas, en comparación con otros parques nacionales, el Parque Natural de Alvão presenta un relieve variado, en el que destacan las dos áreas que dividen el parque. La zona más alta, que supera los 1000 metros de altitud, comprende la sierra de Alvão y la meseta de Lamas de Olo. Por su parte, la zona de menor altitud está formada por los valles por donde discurre el río Olo y se hallan las localidades de Ermelo y Fervença.

Esta diversidad paisajística hace que el parque sea hogar de muchas especies. Seleccione una de las rutas de senderismo que le sugiere el parque y emprenda un viaje hacia el descubrimiento de lobos, gatos monteses y desmanes ibéricos. En el cielo, aviste halcones peregrinos y, si tiene un poco de suerte, podrá ver águilas reales. En los ríos se pueden encontrar truchas, bogas y barbos.

Si lo desea, también puede utilizar el coche para recorrer los 35 kilómetros del itinerario que parte desde la Presa de Cimeira do Alvão, hasta las Fisgas de Ermelo. Durante el trayecto, se topará con los pueblos, la flora y la fauna del parque, especialmente, ganado bovino de Marão (típico de las mesetas de Alvão). Deténgase en el mirador de Lamas de Olo y contemple la aldea de montaña que se funde con el verdor del paisaje.

Saltos de agua y lagunas

El agua abunda en la región, por lo que los cursos de agua que nacen en las zonas más elevadas discurren por estrechos valles o descienden de forma abrupta por la montaña, como en el caso del salto de agua de Fisgas de Ermelo. El río Olo origina esta cascada de casi 250 metros, lo que la convierte en uno de los principales atractivos para quienes visitan el Parque Natural de Alvão.

Las cascadas de Bilhó son otro punto de parada obligada en una visita a Alvão. El curso del río Cabrão crea lagos naturales y pequeños saltos de agua de incomparable belleza. Si el tiempo acompaña, no deje escapar la oportunidad de bañarse en las cristalinas aguas del río. Para llegar a estas cascadas, tome la carretera EN312 que une Cavernelhe y Bilhó.

Otros saltos de agua que podrá visitar son las cascadas de Agarez y de Galegos da Serra, cuyos accesos a pie permiten contemplar la flora del parque, principalmente, robles, castaños, abedules y brezos. Junto a los arroyos del parque, también podrá observar la planta carnívora Rorela. Si le gustan los deportes de aventura, puede aprovechar también estos cursos de agua del parque para practicar piragüismo o rafting.

Si desea contemplar grandes espejos de agua, visite la presa de Fundeira o de Cimeira, desde donde podrá admirar las altas cumbres de la sierra de Alvão y de Marão. La presa de Cimeira da cobijo a decenas de especies de animales, entre ellos, la nutria, que seguramente podrá ver.

Los pueblos de Alvão

En los pueblos de Alvão, los días pasan lentamente. Afanados en tareas rurales como reunir el ganado, trabajar en el campo o fabricar pan, sus habitantes reciben siempre con gusto a los visitantes. Disfrute de la hospitalidad de estas gentes y deguste los productos ahumados típicos de la región, mejor acompañados por una rebanada de pan cocido en horno de leña.

Al visitar el parque, es imposible permanecer indiferente ante las casas de pizarra, granito y caña que pueblan las aldeas típicas de Fervença, Ermelo o Lamas de Olo. En esta última, la población vive en casas con tejados de cañas. Además, el propio pueblo está rodeado de lameiros (prados de tierra húmeda) y campos de cultivo que se emplean para el autoabastecimiento de la población.

El pueblo de Ermelo todavía conserva su caserío de granito y tejados de esquisto. Aquí, también podrá visitar la iglesia y el obelisco. En el pueblo de Barreiro, podrá disfrutar del paisaje hacia el oeste e identificar fácilmente la forma triangular del monte Farinha, localizado en Mondim de Basto. 

Cómo llegar

Existen varios enlaces directos a la ciudad de Porto. Si opta por una aerolínea de bajo coste, dispone de conexiones desde Londres (Stansted y Gatwick), Birmingham, París (Beauvais, Orly, Vatry y Charles de Gaulle), Marsella, Dole, Lille, Estrasburgo, Tours, St. Etienne, Burdeos, Lyon, Nantes, Madrid, Barcelona (El Prat), Valencia, Milán (Bergamo), Roma (Ciampino), Bruselas (Charleroi y Zaventem), Eindhoven, Maastricht, Ámsterdam, Ginebra, Basilea/Mulhouse, Dortmund, Frankfurt (Hahn), Karlsruhe (Baden), Nuremberg, Hamburgo (Lübeck), Múnich (Memmingen) y Düsseldorf (Weeze).

En verano, existen aerolíneas de bajo coste que vuelan desde Liverpool, Dublín, Bolonia, Toulouse, Clermont–Ferrand, Carcasona, La Rochelle, Limoges, Rennes, Las Palmas, Palma de Mallorca, Tenerife y Bremen.

En cuanto a las aerolíneas tradicionales, puede viajar a Porto desde Londres (Gatwick y Heathrow), Madrid, Barcelona, Múnich, Frankfurt, París (Orly), Caracas, Ginebra, Luxemburgo, Ámsterdam, Milán (Malpensa), Zúrich, Nueva York, São Paulo, Río de Janeiro, Bruselas (Zaventem), Roma (Fiumicino), Toronto y Luanda. En verano, también puede hacerlo desde Montreal, Brest y Brive.

Desde Porto, lo mejor es elegir el coche como medio de transporte para llegar al Parque Natural de Alvão. Siga la A4 hasta Vila Real y, desde allí, la distancia hasta el centro del parque es de, aproximadamente, 20 kilómetros. 

Be inspired

Choose your journey, find new places, have some fun and create memories for a lifetime.

Sepa más

Artículos relacionados

Parque Natural de Montesinho

Sepa más

Parque Natural del Litoral Norte

Sepa más

Parque Natural de Douro Internacional

Sepa más